¡ENFÓCATE EN LO QUE QUIERES!

Enfócate en lo que quieres

Quien no ha soñado de pequeña/o ser artista, bailar, subir a un escenario, salir en la televisión, o ser muy famoso en alguna disciplina que le encantaba que le reconocieran y le admiraban.

Que de malo era eso, que de malo era desear y soñar cosas cuando éramos pequeños y puros de inocencia, cualquier cosa, lo que fuera. En que momento, me pregunto yo, se deja de tenerlos, nos hacemos mayores de golpe, sin las mismas ilusiones y llenos de preocupaciones, de ansiedad y estrés.

Cuantas veces por desgracia, oímos a nuestro alrededor – niño calla, deja de hacer tonterías y ponte a estudiar – ¡tonterías, calla!, pero realmente nos escuchamos sinceramente, o lo soltamos tal cual y pensamos en algún momento, – que pesados los niños que no entienden- y seguimos la vida como si nada y creyendo que nuestra verdad de la vida, la vida que llevamos de adultos es la mejor y la única forma de existir.

Claro está que hay que estudiar y formarse en cultura, en ciencias, en letras todas necesarias para el desarrollo de la persona y de la propia evolución, pero ¿a qué precio? infelices, sin sueños, sin deseos, sin amor por la propia vida.

Cuantas veces no escuchamos lo que dicen los niños, que son lo más sincero que nadie puede llegar a ser y te dicen de mil formas lo que a ellos les gusta, les hace felices, lo que a nosotros nos gustaría ahora mismo, que estás leyendo esto.

Decía Séneca que “si no sabes hacia qué puerto navegas, ningún viento es bueno” y razón no le faltaba. Que sería de nosotros, querido amigo, si nos hubieran escuchado, si nos hubieran prestado una pequeña atención a lo que tanto queríamos decir al mundo.

No creéis que habría más profesiones, que por suerte ya los hay, con mejores profesionales vocacionales, felices realizando sus tareas como su mayor responsabilidad y no como obligación y desgana porque – “es lo que me dijeron”, “es donde no me llegaba la nota”, “es lo que mis padres, abuelos querían de mi” y un sin fin de excusas que todos conocéis y os sonaran.

Yo quería ser artista ( pero no sabía que tipo de artista), quería ayudar a los demás, quería saber escuchar y poder ser útil para los demás. Hoy os puedo decir, esta chica introvertida y llena de vergüenza, que soy artista que quiero despertar (en los que quieran) ese reconocimiento que tanto nos falta, que cuando sabemos a dónde vamos, cuando creemos en nosotros, en nuestras capacidades se nos quita el miedo, un miedo a la incertidumbre, que no es más y no menos que despertando a ese niño interior , pero sin miedos , escuchandolé sin juicios ni prejucios. Hoy puedo dercir que si soy una artista de emociones.

El otro día comentaba con mis colegas, que los artistas, futbolistas, gente famosa grande y reconocida son muy pocos, y razón no vamos a quitar, pero yo decía no será que esos niños y niñas fueron escuchados, no será que a parte de llevar el talento innato, que cada uno llevamos uno dentro por eso somos únicos, lucharon por sus sueños, sabían quién eran, sabían que les hacia felices (a parte de que en la sociedad necesitas un padrino, pero esto ya son otros temas).

Que es una lastima que haya gente tan artista y esperando su oportunidad, que no es fácil el camino para llegar a serlo pero no es imposible. Solo se trata de analizarte, si sabes que donde estas ahora no es tu camino, si sabes que te has equivocado, es que dentro de ti sigue saltando ese sueño, esa ilusión que despertarte de pequeño y en un momento sin saber como, ni donde, se fue.

Vamos a elogiar más y dejar que nuestros deseos genuinos salgan…¿Os parece?

Os recomiendo este documental de Wayne Dyer, que os hará reflexionar si realmente queremos llegar de donde partimos, espero que os haga reflexionar sobre cada uno de nosotros.

 

un abrazo al corazón

Firma Isabel

 

 

ÚNASE A NUESTRO BOLETÍN
I agree to have my personal information transfered to MailChimp ( more information )
Únase a nuestros visitantes que reciben nuestro boletín de noticias .
Odiamos el spam. Su dirección de correo electrónico no será vendida o compartida con ninguna otra persona.

Artículos relacionados

Siete preguntas claves
31º Día de Posibilidad
12º Día de Posibilidad

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

87 − 80 =