¿Por qué a mí?

Cuantas veces nos repetimos esta pregunta, ¿por qué a mí? Nos sabemos muy bien porque siempre sentimos lo mismo con algunas personas, porque nos pasan y se nos repiten las mismas cosas.

Todos pasamos por unos fenómenos afectivos que depende de lo que sentimos. Duran unos segundos, minutos, horas y días o pueden durar semanas, meses, años y para toda la vida.

 “La inteligencia afectiva aquella puesta al servicio del sentimiento en su irremediable búsqueda de la felicidad”, José Antonio Marina.

Las emociones se activan a través de un estímulo ya sea interno, algo nuestro que hemos pensado o sentido o externa que vemos, oímos o sentimos a nuestro alrededor. Estas emociones todos las sentimos igual ante situaciones diarias como ver una película triste y llorar, o una bronca con el jefe y enfadarte, pero esto es lo que nos puede durar unos horas, unos días, o unas semanas.

Pero qué pasa cuando nos afectan estas emociones más tiempo y decidimos que dure mucho más tiempo, por ejemplo el amor es hasta que la muerte nos separe, o te odiare toda la vida, o estaré triste por ésta perdida para siempre…. hacemos estos sentimientos como nuestros para que nos duren más tiempo y por eso siempre se nos repetirán nuestras emociones, porque hemos decidido que queremos llevar el mismo sentimiento más tiempo, y en vez de engancharnos en el, dejamos que solo dure unas horas y no que nos arrastre durante años.

Cuando hacemos las valoraciones globales sobre el amor, sobre el deseo, sobre la pareja, sobre la vida nos creamos un estado de ánimo que nos durara por el tiempo que nosotros decidamos darle una valoración u otra. Hay personas que las ves siempre con el mismo estado de ánimo, alegres y siempre las recordaras por lo que te hacen sentir y otras más tristes que han decido que su vida sea así y no ven más allá, por lo que siempre las veras o sentirás con esa emoción (y pensaremos, no quedo con esta o otra persona porque es un triste).

Cuando no sabemos regularnos, cuando no sabemos gestionar nuestro estamos afectivos y decidimos vivir en un sentimiento es lo que creara nuestros rasgos de personalidad y será lo que piensas tú de las otras personas y lo que piensas de ti mismo.

Por eso, hasta que no contrastemos nuestras ideas, creencias, pensamientos y sepamos que necesidad hay detrás de la emoción, seguirán pasándonos las mismas cosas una y otra vez. Sólo cuando dejemos las emociones más desagradables de lado, y vivamos más en el presente intentando cada día aportar algo positivo a nuestros alrededor, será cuando aprendamos las cosas buenas de la vida y el autentico, como nos dicen los gurús, el despertar o en el amanecer de las cosas.

un abrazo al corazón

Firma Isabel

 

 

ÚNASE A NUESTRO BOLETÍN
I agree to have my personal information transfered to MailChimp ( more information )
Únase a nuestros visitantes que reciben nuestro boletín de noticias .
Odiamos el spam. Su dirección de correo electrónico no será vendida o compartida con ninguna otra persona.

Artículos relacionados

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

83 − = 73