Descubrirse a uno mismo

Se encontraba perdida en el coche, dando vuelta sin parar, para no seguir pensando, para no chocarse con la realidad.

Ella sabía que era mejor dar vueltas y vueltas, para no despertar del mal sueño que había pasado, de la mala experiencia que había sentido esa misma mañana.

– Tú sigue adelante- la decían. Eres muy buena en lo que haces, no tengas miedo, lo tienes todo bajo control. Pero la realidad fue otra.

Segura de si misma, se dispuso con todas sus armas a realizar el sueño que tanto había anhelado, que tantas veces había soñado, ya que se había despertado en su infancia una curiosidad por ayudar al otro, por enseñar a los demás las cosas, pero que alguien le había robado su  confianza por dejarse llevar, sin control.

Pero fijaros como es la vida, que siempre te va llevando a lo que más anhelas, a lo que más quieres y por mucho que reniegues o no quieras aceptarlo, más te va guiando. Es como una búsqueda continúa hacia tus sueños, hacia tus deseos por eso debes darte cuenta y tomar la responsabilidad de tu vida y de lo que deseas.

Para realizar la búsqueda hacia tu interior, debes preguntarte: ¿Qué es lo que mejor se te da hacer?, ¿por qué te suelen felicitar?, ¿de qué te gusta hablar?, ¿de qué te sientes más orgullo u orgullosa?, ¿qué te hace reír?

Una vez que tomas conciencia sobre quién eres, que hay a tú alrededor, quién tienes a tu lado cuando lo necesitas, que películas te gustan, que canciones escuchas, que te gusta leer, que te gusta hacer en tus tiempos libres, con quien elegirías estar aquí y ahora, con quien pasa el tiempo muy deprisa, con quien te estarías una noche hablando, qué te hace reír, dónde fluyes, dónde te permites ser tú en todo tu estado, sin sentirte juzgado, ni criticado.

Una vez que descubres que es lo que mejor se te da hacer deberás ponerte en acción, porque habrá días que no te salgan las cosas cómo esperas, cómo tenías pensando y eso te llevará al realizar de nuevo una búsqueda interna, en la que darás vueltas y vueltas en el coche antes de decirle a alguien que ya sabes a lo que te quieres dedicar, que ya sabes lo que quieres, que ya has decido mirar hacia dentro y darte cuenta de las cosas importantes para ti y tienes claro lo que quieres y lo que no.

Ya no hace falta que mientas, que finjas, que quieras estar en todos los lados, ahora es tu tiempo, dónde mejor te encuentras, sentirás una pequeña tranquilidad, una felicidad muy auténtica, unas ganas de reír sin motivo, una paz con tu pensamiento que nunca antes habías sentido y da igual si está bien o no, solo te has liberado y bajas la ventanilla del coche para gritarlo a los cuatro vientos.

No te volverás a asentir preso de la proyección de nadie, no volverás a tener que aparentar nada delante de nadie, no tendrás ganas que te quieran por lo que los demás quieren, solo serás tu mismo/a y serás amado por eso, todo lo demás es falso, todo lo demás no importa, porque estaba lleno de cobardía, de miedo e inseguridades. Ahora cuando te descubres eres sabio en tus decisiones y esperas el tiempo suficiente para que los demás también lo hagan.

La felicidad, al fin y al cabo, se encuentra en lo que a ti te gusta realmente, tus deseos e ilusiones, ya que cuando eres honesta/o con tus sentimientos (en definitiva con tu corazón) tu razón cae rendida a tus pies… y el coche se para solo a repostar para continuar su viaje, su viaje hacia su destino.

Un abrazo al corazón

Firma Isabel

ÚNASE A NUESTRO BOLETÍN
I agree to have my personal information transfered to MailChimp ( more information )
Únase a nuestros visitantes que reciben nuestro boletín de noticias .
Odiamos el spam. Su dirección de correo electrónico no será vendida o compartida con ninguna otra persona.

Artículos relacionados

9º Día de Posibilidad
Tres tipos de valores universales
Pon tu atención

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

− 5 = 1