Cinco claves para amarse a uno mismo

Cuenta la leyenda que los dioses escondieron todo el poder de la divinidad en un lugar secreto para que solo los que realmente quisieran buscarlo pudieran encontrarlo con su esfuerzo, su paciencia y empeño. Ya que no esta al alcance de todos y lo pusieron un tanto difícil para que sintiéramos el éxito una vez conseguido.

No sabían muy bien donde guardar tanto poder por lo que pensaron mucho, el comité de eruditos, donde el ser humano le resultaría difícil buscar y finalmente dijeron… ¡Lo esconderemos en lo más profundo de su corazón!

¡Solo los más valientes se atreverán a llegar a este él! … Y así lo dejaron.

¡Lo que necesitamos para ser felices se encuentra en nuestro corazón!

Pero esto no es fácil para todos, y no todos creemos en lo mismo, aunque aquí os dejamos unas claves, a ti que te ha interesado y que eres un valiente para llegar hasta tanto poder.

Pensar en nosotros.

“No hay amor suficiente capaz de llenar el vacío de una persona que no se ama a sí misma” por Irene Orce.

Vivir desconectados de lo que sentimos, de nuestro corazón es lo que nos provoca muchas veces la falta de la felicidad. El estar preocupados por lo demás (que también), el estar pensando si gustaras, que van a decir… nos hace no hacer las cosas por nosotros mismos, olvidándonos de lo que realmente nos hace felices a nosotros mismo, que es lo que nos gusta, nos apasiona y lo hacemos sin problemas.

Seamos lo más honestos posible: ¿Cuándo fue la última vez que hicimos algo por nosotros, para mimarnos, para volver a amarnos?.

De la escasez  a la abundancia

“La vida te trata tal y como tú te tratas a ti mismo” (Lousise L.Hay).  

Sé que esta afirmación es un tanto general, y muchas veces las circunstancias que pasamos son muy duras, peor no se refiere a eso. Es más a cómo te tratas a ti, si te respetas, los otros te respetaran, si te quieres por lo que haces y eres, los otros lo harán, el deber de ser congruente con lo que piensas, dices y haces, será lo que te haga estar en paz contigo y con los demás-

El primer paso es vivir desde la abundancia, no material, s no desde la aceptación, de saber cómo funcionamos para diferencias nuestros deseos de necesidades para ser felices. Si vivimos tiranizados por nuestras carencias, nos hace escasos de nosotros mismos, estaremos pendientes que los demás nos den eso que nosotros no supimos darnos. En cambio si conectamos con nuestra fuente interna, nos amamos y sabemos quien somos, entraremos en la vida desde la abundancia, ofreciendo lo mejor de nosotros sin necesidad de esperar nada a cambio.

Iluminar nuestra sombra

“La luz es demasiado dolorosa para quienes viven en la oscuridad”. Por Eckhart Tolle.

Todos funcionamos por creencias, valores, motivaciones, aspiraciones, deseos, actitudes y conductas egocéntricas, de las cuales no queremos verlas, ni reconocerlas. Cuando alguien apunta a nuestros defectos solemos ponernos a la defensiva. Aceptar nuestro lado oscuro es hacerte mayor emocionalmente, saber trascender la “sombra” es dejar de proyectar nuestros conflictos internos o heridas emocionales sobre los demás.

Ya que somos especialistas en “huir del dolor” cuando legamos a la edad adulta, nuestro siguiente paso sera la meditación. Para poder aflorar nuestra verdad, deberemos estar solos, sin distracciones observando toda sensación que proceda del interior, por muy molesta que sea. Cuando nos llenemos de valentía y lo canalicemos de forma consciente y constructiva podremos liberarnos.

Dejar de autosabotearnos

“Cuando te amas a ti mismo dejas de encontrar motivos para luchar, sufrir y entrar en conflicto con la vida”. Por Gerardo Schmedling.

Cuando eres responsable de ti, buscas un resultado optimo en todo lo que haces, desde lo que comes, desde tu sano equilibrio entre la actividad, el descanso y la relajación, empiezas a elegir con quien quieres relacionarte y a que te dedicas. El síntoma de que lo has logrado es tu “energía vital” porque aumente notablemente.

Para esto, debemos tomar el control de nuestra mente, no dejarla a su libre albedrío, ya que ella solo quiere protegerte, por eso te expone sus ideas más negativas, para estar siempre en alerta, por eso nos perturbamos constantemente.

Al adueñarnos de nuestros pensamientos nos convertimos en creadores de nuestra experiencia interior. Nos convertimos en los dueños de nuestro destino.

Sabemos que nos amamos, cuando ningún comentario, hecho o situación provoca que reacciones instintivamente. A esta libertad psicológica, es la que hemos denominado metafóricamente “el poder de la divinidad”.

La verdadera riqueza

“Solo posemos aquello que no podemos perder en un naufragio” por un proverbio hindú.

El no querer acaparar las cosas materiales mas preciadas, al saber desprendernos de aquello que nos ata de alguna manera, ya sea material como no, es lo que hace que nuestra vida no nos pertenezca, si no que sea de quien estemos dando el poder de ella.

Ser dueño de ti, es saber soltar aquello que nos hace bien, aquello que nos ata, aquello que no nos deja dormir por las noches por querer conseguirlo a toda cosa, en cuanto nos desprendamos obtendremos la verdadera riqueza.

Del autor Borja Vilaseca http://elpais.com/autor/borja_vilaseca/a/

Un abrazo al corazón

Firma Isabel

 

 

ÚNASE A NUESTRO BOLETÍN
I agree to have my personal information transfered to MailChimp ( more information )
Únase a nuestros visitantes que reciben nuestro boletín de noticias .
Odiamos el spam. Su dirección de correo electrónico no será vendida o compartida con ninguna otra persona.

Artículos relacionados

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

67 + = 68