14º Día de Posibilidad

VISUALIZANDO MI ZONA DE CONFORT

El objetivo es tener la capacidad de situarte en tu lugar de calma en momentos de estrés y ansiedad. Para ello necesitas estar sentado en una silla, con los pies en el suelo y la espalda apoyada en el respaldo

  1. Piensa en un lugar que te trasmita tranquilidad.
  2. Cierra los ojos cuando lo hayas encontrando en tu mente.
  3. Respira lentamente y observa ese lugar que proporciona calma.
  4. ¿Qué ves?, ¿Qué colores hay? ¿Qué oyes? ¿Qué olores percibes?.
  5. No tienes prisa y te puede recrear cuanto quieras.
  6. ¿Cómo te sientes allí? ¿Qué emoción sientes? Ponle un nombre a la emoción.¿Dónde la sientes?.
  7. Sigue con los ojos cerrados y vuelve a recrearte en la escena. Esta vez, mientras lo haces, cruza los brazos y coloca las palmas de las manos en los brazos, imitando el revoleteo de una mariposa. Revolotea unas 20 veces, en tu lugar de calma.
  8. Abre lo ojos y toma conciencia de tu cuerpo. Y repite tantas veces quieras. De esta forma arraigarás tu zona de confort.

Puedes practicar este ejercicio antes de salir de casa, al llegar, al irte a descasar, cuando te enfrentes con una situación de estrés, para recuperar la tranquilidad.

Cualquier momento es bueno, para dedicarse a uno mismo.

Gracias, un abrazo

Firma Isabel

 

 

ÚNASE A NUESTRO BOLETÍN
I agree to have my personal information transfered to MailChimp ( more information )
Únase a nuestros visitantes que reciben nuestro boletín de noticias .
Odiamos el spam. Su dirección de correo electrónico no será vendida o compartida con ninguna otra persona.

Artículos relacionados

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

82 − 76 =